Posts

Tips para emprender

Ir por el camino de emprender no es tarea fácil. Implica salir de la zona de confort y tomar riesgos. Qué tener en cuenta para que prospere.

La realidad es que la tasa de sobrevivencia de los emprendimientos es baja cuando miramos el mediano plazo. Muy pocas empresas logran superar los 10 años de edad y la macro de nuestro país no suele colaborar, pero no es imposible.

A mi criterio hay dos condiciones clave que todo emprendedor debería tener antes de largarse: propósito del negocio + inteligencia emocional. Este combo es el punto de partida, las herramientas, técnicas, instrumentos se aprenden, contratan o perfeccionan; tienen que estar presentes, pero después.

Propósito de la idea de negocio

El negocio que estoy por emprender qué es? para qué existe? qué viene a solucionar? a quién viene a ayudar? en qué se diferencia de lo que está en el mercado? puede crecer? es escalable?

No es necesario en esta instancia pensar en el mix de marketing, sino en el concepto y razón de existencia. Definir cuál es el propósito, qué problema viene a solucionar es el primer paso. Esta es una condición absolutamente necesaria.

Lo que viene después sí es cómo va a implementarse esa idea. Es la condición suficiente. En el mundo emprendedor y también en charlas con amigos y familiares, es frecuente escuchar ideas geniales de negocios, pero que sin implementación no van a transformarse nunca en innovación. La innovación son ideas en acción. Innovación es ideas + ejecución, es la aplicación. Es aquí dónde las técnicas y metodologías cobran importancia: iterar, probar, aprender, desaprender y reaprender es clave.

Hay dos películas que sugiero ver y muestran, con claridad, cómo el concepto es más importante que la implementación en términos de prioridades. Jobs (Apple) y Red Social (Facebook) muestran como el propósito es primero y la implementación posterior. En el caso de Jobs estaba muy claro para él qué era y qué quería que fuera Apple. Luego se volvía y volvía loco a todos para que la bajada a tierra fuera exitosa. En Red Social Zuckerberg ni siquiera sabía que era Facebook en un principio. Tenía un concepto vago del propósito aún más alejado de la implementación.

Inteligencia emocional

En el mundo de las inversiones – emprender incluido – las emociones juegan un papel crucial. La ambición, codicia, optimismo, pesimismo, miedo, alegría, confianza, bronca, frustración son algunas de las emociones que van a surgir mientras esté corriendo el proyecto.

El autoconocimiento emocional resulta fundamental al invertir y emprender. Debemos conocernos y reconocernos en términos de capacidad de superar obstáculos y hacer que las cosas pasen. El término resiliencia es el más elocuente en este sentido.

El tiempo juega a nuestro favor, lo administramos nosotros, pero esto debe implicar priorizar aquello realmente productivo aunque no nos guste. Manejar las críticas de nuestro entorno cercano también es un obstáculo a superar. Hay que estar preparados emocionalmente para administrar todos los vaivenes del contexto.

Siguientes pasos

  1. Aprender principios básicos de administración financiera: es vital comprender el valor del dinero en el tiempo, qué diferencia hay entre devengado y percibido, para qué sirve un balance y para qué un estado de resultados, cómo llevar una contabilidad sencilla, pero efectiva y cómo administrar el capital de trabajo.
  2. Separar siempre las finanzas personales de las finanzas del emprendimiento: las finanzas personales, entendidas como el flujo de ingresos/gastos/ahorros tienen que correr de forma independiente a los movimientos financieros del negocio.
  3. Asignarse un sueldo mensual como empleado: aunque el proyecto en un principio no tenga resultados positivos, es clave incluir un sueldo de empleado como gasto para entender la viabilidad y tamaño del negocio.
  4. Financiar el emprendimiento con ahorro propio y otra fuente: diversificar es clave en toda inversión y también cuando emprendemos. No financiar todo el proyecto con capital propio ayuda a mantener un fondo de emergencia en caso que el negocio no prospere como creíamos.
  5. Establecer objetivos, planes, presupuestos y analizar desvíos: medir es el principio de todo. Medir provee datos, que se transforman en información y nos ayudan a tomar decisiones. Sin información no podremos obtener diagnósticos y tampoco acciones correctivas.
  6. Pedir ayuda de terceros para la gestión de determinadas actividades: sea por falta de tiempo, de conocimiento o ante una determinada emergencia, pedir ayuda a especialistas siempre es correcto y puede ayudar a enfocarnos.
  7. Aprender, desaparender y reaprender: no sólo sobre finanzas es importante aprender, también sobre estrategias de marketing, desarrollo de ventas, campañas publicitarias, mejores prácticas de abastecimiento y logística, etc. Emprender es prueba, error y mejora, un loop positivo y permanente.

Seguramente existan muchos factores que puedan determinar el éxito o no de lo que emprendamos, lo importante es no dejar de intentar. Hagamos que las cosas pasen.

bulletin board, stickies, post-it

Si querés que te avisemos cuando haya un nuevo post, no dejes de suscribirte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chat abierto
Hola! Cómo podemos ayudarte?