Posts

Sobrevivir a la inflación (y hiper?)

Conceptos y consejos para sobrevivir a la inflación y una eventual hiperinflación. Qué hacer y qué no hacer en contextos complejos.

Comprender algunos principios básicos de macroeconomía es fundamental para que administres mejor tu dinero hoy y en el futuro. La inflación, tan conocida en Argentina, es una variable clave que tenés que comprender y, si se puede, derrotar.

Este post busca complementar el contenido referido a economía que podes encontrar en el blog. El objetivo es seguir ayudando a que entiendas mucho más de economía y tomes mejores decisiones financieras.

CONCEPTOS CENTRALES

La inflación es el aumento generalizado del nivel de precios durante un período determinado. La referencia a la generalización no es caprichosa. En un contexto inflacionario todos los bienes y servicios aumentan de precio, no solo algunos en referencia a otros.

Por ello la inflación es un fenómeno eminentemente monetario. La moneda es la única variable en común que tienen fenómenos tan disímiles como un corte de pelo en Rosario y el kilo de bananas en Mar del Plata.

El dinero también constituye un mercado donde hay oferta y demanda. En las economías modernas la oferta de dinero es provista primordialmente por el Estado (política monetaria). También en forma secundaria se crea dinero a través del multiplicador monetario.

El multiplicador monetario es la creación secundaria de dinero a través de los depósitos y préstamos que hay en el sistema financiero. Funciona a través del denominado encaje fraccionario. Qué es esto?

Imaginá que una persona va al banco y deposita $1.000 (pesos) a determinado plazo. El banco ese dinero decide prestarlo, pero por normativa del Banco Central puede solamente hacerlo en un 80%, es decir $800 (pesos). Los $200 pesos los deposita en el Central y los $800 los otorga vía un crédito personal a otra persona. Resumen: la cantidad de dinero es $1.800. La primera persona tiene $1.000 y la segunda tiene $800. Se creó dinero, casi duplicó la oferta monetaria en forma ficticia. La clave? Confianza.

Dada la velocidad con la que se reproduce el dinero (siempre mayor a la de bienes y servicios) es vital ser muy cuidadoso con el manejo de la política monetaria y la normativa para la creación de dinero secundario.

Argentina es uno de los pocos países que sufre inflación, con breves excepciones, hace casi 80 años. La razón principal es su falta de prudencia a la hora de crear dinero, eminentemente, primario. Las sucesivas Administraciones han utilizado la política monetaria como la herramienta principal para cerrar los deficit en las finanzas púbicas, básicamente, emitiendo dinero.

MERCADO DE DINERO

Como cualquier mercado, en el de dinero, a mayor oferta de este, menor será el precio, ergo mayor inflación. Sin embargo en cualquier mercado a mayor oferta y menor precio, debería darse una demanda creciente que impulse el precio nuevamente al equilibrio. Esto aquí no pasa.

La otra parte del mercado es la demanda. En nuestro país la demanda de pesos es baja hace mucho tiempo y sin demanda esa sobreoferta hace que el valor del peso se deprecie aún más. Es por ello que la inflación convive con nosotros hace más de 10 años y no pueden bajarla, aún restringiendo la oferta de dinero como en la Administración anterior.

La demanda de cualquier activo financiero implica confianza y expectativas. Sin ellos difícilmente se construya demanda y sin demanda de pesos, excepto la transaccional, la moneda seguirá en rumbo depreciatorio y la inflación creciente.

El incremento de la oferta de dinero implica una menor tasa de interés y al mismo tiempo incrementaría la demanda de dinero cuyo costo (la tasa) es más barato. Sin embargo esto no sucedió muchas veces en la historia argentina y no viene sucediendo en el último tiempo (años):

La mayor oferta de dinero no se refleja en mayor demanda. La falta de confianza y expectativas positivas hace que el interés esperado para esa nueva oferta sea más elevado. Es decir las personas no quieren ese dinero a esa tasa de interés, sino que requieren más tasa de interés para ese dinero.

No demandar aquella mayor oferta de dinero provoca que ese dinero sobre y que su valor tienda a bajar aún más (más inflación). Las personas se deshacen de él rapidamente ya que no lo quieren, circula con gran velocidad y la percepción (base de las expectativas) es que hay mucho dinero en circulación. Mucho más que la cantidad de bienes disponibles. Aquí se iniciaría el fenómeno conocido como hiperinflación.

La hiperinflación ocurrió en nuestro país en el último año del gobierno de Alfonsín y los primeros años del de Menem. La definición técnica es un aumento generalizado del nivel de precios a una tasa del 50% mensual con consecuencias dificiles de controlar. Generalmente desemboca en cambios del signo monetario y la norma monetaria (tipo de cambio fijo, anclaje a otra moneda, etc.).

CONSEJOS ÚTILES

Los riesgos de hiper están, probablemente como nunca antes desde principios de la década del ´90. Dependerá de las autoridades que vivamos un contexto así de traumático o no. Vos, por lo pronto, podés estar informado/a siempre y seguir esta “guía” de tips antiinflacionarios:

  1. Presupuesto ordenado: es importante que tengas bien en claro cuánto y en qué conceptos gastas. Hacer seguimiento y tener sensibilidad para adelantar o no gastos.
  2. Stockearse: aquellos bienes no perecederos es clave que los adquieras con anticipación evitando el aumento de precios.
  3. Financiación: financiar compras absolutamente necesarias en cuotas mientras la tasa de interés implícita esté por debajo de la inflación esperada y no se acumulen vencimientos en el mismo mes (ver punto 1).
  4. Congelar precios: si un producto o servicio tiene un precio incremental cierto en el tiempo (seguro auto, cuota colegio, etc.) es útil fijarlo durante el plazo inflacionario si es que se disponen los recursos.
  5. No endeudarse en moneda dura (dólar, euros) bajo ningún punto de vista.
  6. Comprar moneda dura (dólar euro) bajo todo punto de vista. En particular si hay se aceleración de la inflación.
  7. Invertir en activos fuera de riesgo argentino (aunque repliquen inflación o tipo de cambio). Esto fundamentalmente en el caso de una hiper.

Espero estos conceptos y tips te hayan ayudado a enfrentar mejor el contexto inflacionario actual, probablemente algo detenido por la cuarantena, pero con posibilidades de retomar su curso post aislamiento. Precaución.

Si querés que te avisemos cuando haya un nuevo post, no dejes de suscribirte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chat abierto
Hola! Cómo podemos ayudarte?