Posts

Fondo de emergencia: vivir sin ingresos

Sea por eventos inesperados que nos impiden seguir generando recursos o como parte de un plan estipulado para vivir de ingresos pasivos, el fondo de emergencia (o independencia financiera) es imprescindible.

Vamos a alejarnos por un momento de los conceptos bonitos, pero trillados como “libertad financiera”, “vivir sin trabajar” o que “el dinero trabaje para nosotros y no al revés”. Esta distancia no es caprichosa, sino que se conecta con la devaluación de las palabras. Se han dañado tanto estos y otros conceptos relacionados que es preciso resignificarlos.

Vivir sin dedicar tiempo a una actividad que genere ingresos es imposible, no se puede – al menos – por un período. Tanto como para construir capital, como para madurar los retornos de ese capital constituido, es necesario tiempo. El tiempo es amigo del dinero cuando invertís y enemigo cuando pedís prestado. Pensá: cómo generarías los ingresos que paguen los gastos sin dedicar tiempo a alguna actividad (la que sea) lucrativa?

Esta premisa realza la importancia de utilizar muy bien el tiempo que dedicamos a generar ingresos. Estando activos y enfocados, qué mejor que generar la mayor cantidad de recursos posibles por unidad de tiempo? Para ello la Educación Financiera, como herramienta diversificadora del ingreso y gestora de los gastos, es fundamental. Y el objetivo no siempre es “dejar de trabajar”, depende cada persona, su función de valor y el contexto. No controlamos el entorno y los cisnes negros existen.

Índice de Independencia Financiera (IIF)

Imaginemos dos escenarios. En el primero un virus genera una pandemia, los Estados nacionales deciden cuarentenas generalizadas y excepto algunas excepciones, la economía se para. Cómo harían los profesionales independientes, pequeños comercios y hasta empleados para sobrellevar ese período de tiempo donde no se generan ingresos porque no hay ventas (o hay mínimas), pero muchos gastos habituales tienen que seguir afrontándose?

En el segundo escenario, han tenido una carrera profesional positiva, con posibilidad de ahorro e inversión y quieren planificar cuánto tiempo más van a tener que dedicarse, en el formato actual, a su especialidad. Cuando van a tener un poco más de tiempo para hacer otras cosas además de su profesión? Se trata de trazar un plan con objetivos de ahorro + retornos de inversión que les permita acceder a un capital determinado y que, invertido, genere retornos que paguen los gastos para vivir.

Dos situaciones distintas, con distintos grados de libertad para interferir, pero con un denominador común: determinar el Índice de Independencia Financiera, ratio clave en Finanzas Personales.

IIF = Activos Financieros / Gastos Mensuales

Los Activos Financieros están constituidos por todos aquellos instrumentos de tu propiedad que pueden fácilmente transformarse en dinero. Desde saldos disponibles en cajas de ahorro o plazos fijos hasta seguros de retiro, acciones, bonos y fondos comunes de inversión. Se excluyen por su iliquidez a las propiedades, autos u otros elementos que – planificados o no – forman parte del estilo de vida de cada uno de nosotros y no queremos renunciar a ellos.

Los Gastos Mensuales son, básicamente, los gastos para vivir. Es decir todas aquellas erogaciones – fijas o variables – que hacen a nuestra dinámica diaria. En esta dirección y resolviendo la ecuación: cuántos gastos mensuales (o meses) puedo cubrir con los activos financieros que dispongo? Esta respuesta – que también puede expresarse en términos anuales – es determinante independientemente del objetivo a alcanzar.

La utilidad del fondo de emergencia es maximizar ese ratio. Sea parte de un plan deliberado o como back up ante situaciones inesperadas, los recursos constituidos van a permitir afrontar la falta de ingresos periódicos de forma exitosa. Para construir un fondo de emergencia es preciso ahorrar y para ahorrar es necesario tener hábitos financieros saludables. Debemos conocer nuestros ingresos, qué nivel de gastos tenemos, cuánto ahorramos y con qué objetivos lo hacemos.

Los hábitos financieros saludables pueden, muchas veces, ser difíciles de adoptar. Se trata de un cambio conductual que requiere voluntad y tiempo como condiciones necesarias. Es un trabajo personal cuyos resultados no son inmediatos, pero que una vez adoptado, trae enormes beneficios. También existen – como ayuda – herramientas que nos “obligan” a ahorrar periódicamente, es decir que el ahorro no depende de nuestra emoción, sino que forma parte de los gastos mensuales, pero no cumpliendo esta función, sino la de ahorrar para invertir.

Ahorro para inversión

El ahorro para inversión es un concepto poderoso y muchas veces difícil de alcanzar. Requiere la disciplina de ahorrar, el tiempo para analizar qué destino darle al ahorro y el conocimiento para invertir. Es posible, pero quiere esfuerzos como cualquier hábito saludable. Para subsanarlo existen los Fondos de Ahorro que nos permiten realizar aportes periódicos asumiéndolos como un gasto más (cuando no lo es) mientras vamos construyendo un capital a lo largo del tiempo. Estamos “obligados” a ahorrar e invertir ese ahorro sin darnos cuenta. Cuando surja un imprevisto o pensemos en dejar de trabajar, el fondo de emergencia (o independencia) estará formado y disponible.

Aquellos que tienen la disciplina del ahorro, el tiempo para el análisis y el conocimiento para invertir, también pueden tomar este concepto cómo válido. Uno de los principios más conocidos en inversiones es la diversificación, y el ahorro para inversión (instrumentado en un Fondo de Ahorro) viene a cumplir con este propósito. Permite destinar parte de nuestros ahorros periódicos a construir capital a través de un tercero sin dedicación horaria alguna. Sin dudas, una excelente e inexplorada opción en nuestro país para armar nuestro fondo de emergencia (o independencia) y que nuestro IIF se maximice.

Si querés que te avisemos cuando haya un nuevo post, no dejes de suscribirte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chat abierto
Hola! Cómo podemos ayudarte?